COMO IMPLEMENTAR LA ESTRATEGIA DE UN EXPERTO

Resulta evidente que, si bien es agradable efectuar una transición hacia la gestión de calidad, lo que realmente se necesita es una transformación extrema a la manera de Deming o Peters. Los expertos en gestión de calidad ofrecen una estrategia completa, que debe ser tratada en su totalidad, no en partes. Si bien podes ser capaz de hacer una síntesis de su propio plan de acción, debes tener cuidado con “la administración de café”, es decir,  considerar sólo aquellos aspectos que le atraen de cada maestro. Si hubiera algo desagradable en sus estrategias (como eliminar los sitios reservados para los automóviles de los ejecutivos), eso podría expresar una debilidad de la administración (como perpetuar una administración del tipo “nosotros contra ellos”) que debe ser recogida, y que puede resultar realmente decisiva para implementar el plan con éxito dentro de su organización. La implementación parcial generalmente no da resultado. Es como si hubieras fabricado un automóvil de carrera sin motor. Si bien puede parecer apto, jamás podrá cruzar la línea de llegada.

El error que se comete con más frecuencia en la gestión de calidad es su implementación desde arriba; de una u otra manera se espera que a través de reuniones que parecen ser las mismas de siempre y memos que, a pesar de ser más entusiastas carecen de información apropiada, todos se tornen altamente motivados. Los empleados perciben esto como meras palabras, y creen que, diciendo las palabras precisas, la dirección pasará pronto a otro programa, mientras que el personal continuará con el Statu Quo. Se requiere una extraordinaria energía para desarticular el statu quo. Ejemplos y demostraciones deberán ocurrir en todos los niveles, en forma cotidiana. Los cambios genuinos en la cultura organizativa llevan tiempo. Deming comparaba a Estados Unidos con un gran transatlántico al cual le lleva mucho tiempo virar en forma completa. Estimaba que a Estados Unidos le llevará unos 30 años dar el giro completo. Si bien las herramientas y otras técnicas se pueden implementar fácil y rápidamente, los principios de una organización están determinados por su cultura y conducta. Por eso es imprescindible para un ejecutivo conocer la dinámica de administración implícita, las herramientas y las técnicas disponibles y tener un conocimiento profundo de las bases filosóficas de la empresa.

Es conveniente, en una primera instancia, implementar en pequeña escala. Inicialmente, instituye una gestión de calidad en una división o departamento. Corrije las fallas, introduciendo técnicas y herramientas antes de aplicarlas en toda la compañía. El despliegue en toda la organización traerá sus propios problemas, además del aprendizaje necesario. Por otro lado, debes proporcionar un modelo a seguir para los demás departamentos, y demostrar que la gestión de calidad se puede llevar a cabo dentro de su organización. Esto permite advertir gradualmente los problemas, dominar los nuevos métodos de administración, cambiar las políticas empresariales y enfrentar la inercia y la resistencia.

Intenta con un solo enfoque, luego podrás modificarlo. Utiliza el sentido común. La GCT a veces se confunde con una especie de incrementador de la autoestima. Pero no lo es. La implementación de la GCT quizá signifique eliminar a la gente inútil. Puede ser necesario eliminar o reorganizar completamente niveles directivos enteros. La gestión de calidad significa asumir una posición fuerte y activa para el mejoramiento continuo.

¿Se puede lograr una síntesis? ¿O los enfoques son demasiado dispares para reunirlos?

En realidad se puede realizar una síntesis. En ella se combinan elementos de los principales expertos. Los criterios no son, en realidad, tan dispares y podrían parecer más bien convergentes. El componente básico de la gestión de calidad es el sentido común. Si un principio debidamente aplicado no hubiera dado resultado, quizá sea porque no podía implementarse en su industria, o porque la compañía no estaba preparada para eso. No por eso debes abandonar el sistema de gestión de calidad. Las trampas son muchas, y muy variados los escollos y obstáculos que se pueden presentar. El cambio no se puede lograr sin cometer errores a lo largo del proceso.

¿La gestión de calidad es sólo una moda?

Definitivamente, la gestión de calidad no es una moda, ha existido durante 50 años y, de alguna manera desde hace 2500 años – Los Precursores – Esto quiere decir que la gestión de calidad no ha sido impulsada por las tendencias económicas presentes, sino inspirada en cuestiones como: ¿Cuál es la naturaleza humana? ¿Cómo tenemos que manejarnos? ¿Cuál es la más simple y poderosa herramienta que podemos encontrar?

Lo económico, desde un análisis situacional, ha creado guías de administración pasajeras, tales como The Peter Principle, (El Principio de Peter) y Leadership Secrets of Attila the Hun (Los secretos de liderazgo de Atila, el rey de los hunos). La gestión de calidad también trasciende las experiencias personales. Estos trabajos no nos proporcionan una base permanente sobre la cual desarrollar nuestras habilidades de administración, pero constituyen una lectura amena, e incluso pueden ayudarnos a comprender las épocas en las cuales fueron escritos, proporcionándonos una valiosa comprensión personal y empresarial. Por ejemplo, The Peter Principle, ofrece una interesante tesis para el deterioro de la industria de Estados Unidos en los años cincuenta y sesenta. Pero hoy, frente a los despidos masivos de directivos calificados, y el alto desempleo de profesionales talentosos, ésta tesis resulta cruel y engañosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *